Vivimos en un mundo lleno de fantasía. Tenemos cosas que parecen madera, pero no son madera, cosas que parecen oro, pero no son oro, cosas que parecen metal, pero no son metal. Estamos tan acostumbrados a tal fantasía que ya es algo normal en la vida. Es mas, preferimos en muchos casos estas cosas que parecen, pero no son, que ha veces aun se ven mejor que las reales, y también tienen la ventaja de ser mas baratas. Hace solamente un tiempo en el comienzo de estas fantasías, la gente estaba dispuesta a pagar lo que fuera por algo real. La fantasía nadie la quería, se consideraba como una ofensa el tener algo que pareciera, pero no fuera. Hoy podríamos decir que vivimos en mundo tan lleno de fantasía, que hemos perdido la habilidad de reconocer entre algo real y algo falso.

 Nos afecta grandemente

 Pero ahora esto esta afectando, no solo las cosas que nos rodean, pero nuestra propia vida en todo los sentidos. Hace un tiempo nadie quería comprar un mueble de madera comprimida, ahora aun los muebles finos ya no son de madera por completo. Y nos hemos acostumbrado a esa vida falsa. Tanto que aun nuestro carácter, nuestra verdad, lo real de nuestra vida, es escondido, aceptado y vivido, teniendo así mucha gente una apariencia, una fachada, que resulta en una vida vacía, irreal, llena de frustraciones. Muchas veces una vida miserable en extremo, y es aquí donde el maestro de maestros nos dice: – y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres Juan 8:32.

 Es un problema muy serio

 Es tan serio el problema, que la sociedad misma nos presiona a mostrar una fachada falsa. A usar una faja para parecer mas delgados, a implantes de cirugía para modificar nuestros cuerpos, a estiradas de piel para que nuestras caras parezcan mas jóvenes, y la lista es larga de todo lo que vivimos en una ilusión de falsedad. Falsedad que nos engaña primeramente a nosotros mismos, y algunas veces solamente a nosotros mismos, ya que la verdad es muy obvia por los demás que nos ven. Los años no paran por mucho que nos hagamos cirugía. La fantasía no deja de ser fantasía, aunque se vea bien.

Lo falso ahora nos esta haciendo daño, al encontrar cosas falsas en la tecnología, la medicina, la ingeniería, la música, las películas y todo lo que ahora se produce, en lo cual se a creado un termino nuevo “la piratería” pero los culpables no son los que la producen, son los que ahora están acostumbrados a consumirla y vivir de lo falso.

 Es una esclavitud terrible

 La depresión, los problemas nerviosos, el consumo de drogas y alcohol, son epidemias, pandemias en el mundo en que vivimos, y aun el mundo entero se niega a reconocer estos problemas mencionados, y estos problemas que algunos expertos podrían llamar “problemas sociales” no son otra cosa que problemas espirituales serios, que repercuten en la vida moral, emocional. Familiar y trasforma al ser humano en algo irreal, como una de esas películas de zombis.

Y todo esto solamente tiene un origen. La vida irreal en la que muchos viven. Una fantasía acosadora que nos obliga a ser falsos y mentirosos, por el miedo a confrontar la verdad, a ofender a alguien, a ser antipáticos, a que nos conozcan tal como somos.

Si la esposa pregunta a su marido, ¿Cómo me queda este vestido? El marido tiene la opción de decir la verdad y crear un problema o decir una mentira y salvar el día. ¿Qué dirá?

Espejito, espejito ¿quién es la mas bonita? Dice el cuento de aquella bruja que tenia su espejo y obligaba al espejo a decir una mentira. Ese espejo ahora se produce en cantidades industriales, donde la gente lo compra y se ve a si mismo, como se quiere ver, no como es en realidad. Muchos viven su vida de ese espejito milagroso, que siempre nos miente y nos aparta de una verdadera realidad.

¿Cuál es la imagen que se ve de si mismo? La imagen irreal que se ha formado de si mismo. Esto crea presión, decepción, depresión, desilusión, conflicto, contienda. Requiere de gran energía para constantemente vivir una vida falsa, para mantener la fachada que creemos que debemos de representar.

Una vida así. Acaba con los ánimos, la salud, la vida misma. Y el refugio se encuentra en muchos casos en los escapes como las drogas o el alcohol. Es una esclavitud horrible.

En todo caso la verdad de lo que somos, persiste ante la gente que a la larga sabe realmente quienes somos, por muy buenos actores que seamos. Bien dijo Jesús. – Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así también, todo árbol sano da buenos frutos, pero el árbol podrido da malos frutos. El árbol sano no puede dar malos frutos, ni tampoco puede el árbol podrido dar buenos frutos. Todo árbol que no lleva buen fruto es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. Mateo 7:16-20  es la ley de Dios, nuestro fin esta en lo que realmente somos, no el que pretendemos ser.

Así encontramos que muchos viven en el adulterio, la fornicación, el homosexualismo, la drogadicción, el alcoholismo, el robo, la mentira, la traición, la estafa, sin darse a conocer por completo, el hacerlo quitaría su gratificación inmediata, el tener esta otra identidad secreta lo mantiene con un disfraz incomodo, pero lucrativo a sus fines o estilo de vida. Cosa que tarde o temprano resultara en su propia destrucción, porque eso es lo pasa a una vida falsa. Tarde o temprano su fruto sale a relucir,  como está escrito: en el día en que, conforme a mi evangelio, Dios juzgue los secretos de los hombres, por medio de Cristo Jesús.  Romanos 2:16 

 La promesa de Jesús

 Jesús nos lo prometió, es una promesa verdadera, –  y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres – Libertad, y verdaderamente no hay mejor libertad que la que podemos vivir y darnos a reconocer verdaderamente en lo que somos y en algunos casos a aceptarla. (Por que no se puede cambiar) Pero la verdad no es algo popular hoy en día, El señor Jesús mismo fue muerto, por un mundo que no quiso escuchar la verdad que el nos traía. Es la promesa de Jesús: – Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que practica lo malo aborrece la luz, y no viene a la luz, para que sus obras no sean censuradas. Pero el que hace la verdad viene a la luz para que sus obras sean manifiestas, que son hechas en Dios. Juan 3:19-21 

Se vive en la falsedad por voluntad propia, se vive en la verdad también por voluntad propia. El camino a la libertad es reconocer lo que somos, con sinceridad y honestidad, cambiar lo que es necesario cambiar, las cosas dañinas y destructoras que vivimos, confesar nuestra maldad y pecado, ese es el gran plan de Dios hacia una verdadera vida libre.

Dice Hechos 3:19  Por tanto, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; de modo que de la presencia del Señor vengan tiempos de refrigerio-, en otras palabras cambiemos nuestra manera de vivir para que podamos encontrar descanso en nuestra vida, al encontrar también perdón de parte de Dios.

 Negarse a uno mismo su propia verdad, especialmente a uno mismo, es un crimen de consecuencias morales y destructoras. Diga NO a la fantasía y la falsedad y de diga SI a la verdad propia de los que somos.

Anuncios

2 Responses to “Negarse a uno mismo la verdad”

  1. leopoldo Says:

    negarse a la verdad es hacer a Dios mentiroso


  2. Gracias a Dios que todavia hay hombres que aman la verdad ,reinvindicandoce como columna,valuarte de la verdad. Verdad o nada ,aunque corte , unico camino a la salvacion ,para los que somos sinceros con Dios.con nuestra conciencia, con toda nuestra devilidad es la unica esperanza de alcanzar el favor divino, Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: